La espiritualidad para el aprendizaje-servicio en una universidad católica significa construir la propia identidad y la confianza a través de experiencias de servicio y aprendizaje, compartidas por el personal y los estudiantes con sus socios. La comunidad le da forma a que se aprende y se vive. Este tipo de aprendizaje es transformador porque se basa en un enfoque de desarrollo desde la base.

Reflexiones sobre la espiritualidad que lo impulsa todo

La espiritualidad de Tangaza se resume en la identidad que surge de nuestro credo católico. En él expresamos nuestra creencia en el Creador, responsable de todos los seres de la Tierra. A Él debemos dar cuenta de cómo manejamos este mundo que nos ha sido dado para cuidar. Esto debe hacernos reflexionar sobre nuestra respuesta personal a Dios, el crecimiento espiritual personal y la conversión. La espiritualidad es, pues, una relación consigo mismo, con el otro, con lo divino y con el ambiente. Es una red que nos une al Altísimo.

La espiritualidad da forma a creencias y actitudes. Es la fuerza motriz en nuestras vidas que proviene de nuestra pertenencia a este mundo, de la forma en que entendemos nuestra conexión con otras personas, la creación misma y el Ser Supremo.

Nuestra tradición de fe es la forma en que alimentamos esta espiritualidad a través de la meditación, oración, adoración, vida moral, etc. Desarrollamos nuestra espiritualidad tomando decisiones en las diversas situaciones que encontramos.

La espiritualidad, también, es vivir en el corazón, hablar y compartir desde el corazón. Requiere despertar a los movimientos del espíritu humano, principalmente dentro de uno mismo, y en el segundo movimiento igualmente importante, dentro de la comunidad humana. Asimismo implica escuchar el corazón, para discernir correctamente, tanto los propios movimientos internos, como los movimientos en el corazón de otro y los del corazón de la comunidad. La espiritualidad define la forma de hacer el viaje de la vida, no su destino. Es existencialmente un esfuerzo, no un logro. Por su naturaleza, una espiritualidad vivida siempre se trasciende a sí misma. (Churu, 2009: 231)

 

TUC meeting encuentro

TUC Spirituality for service-learning

 

Una espiritualidad situada

El contexto en el que se sitúa el colegio también influye en su espiritualidad. Kenia está compuesta por 44 comunidades étnicas, con diversas perspectivas y prácticas culturales. África es un continente enorme con cientos de identidades, lo que hace que la unidad sea un gran desafío.

Kenia y África comparten la realidad de la pobreza, la división, la exclusión socioeconómica y política. A menudo, esto ha llevado a una cultura de violencia y desesperanza. La consecuencia ha sido la polarización de la gente hacia un antagonismo radical. Otra realidad es la exclusión de las mujeres debido a las rígidas estructuras patriarcales.

Esta diversidad también se refleja en TUC. En el colegio, los estudiantes y el personal provienen de 39 países africanos y 32 no-africanos. De ello se desprende que una espiritualidad relevante en TUC tiene que ser una que abrace y promueva la vida, la tolerancia y la inclusión transculturales e interculturales. El objetivo es crear una familia humana mundial transformada, nacional, continental y armoniosa.

Emmy Gichinga (2003: 9) advirtió que en una institución intercultural, “muchas personas tienen sus propias ideas preconcebidas, sesgos y prejuicios sobre otras culturas de las que saben muy poco”. Esto puede generar estereotipos, discriminación e ira, sentimientos de superioridad o inferioridad y conflictos graves. Para evitar todo esto, tenemos que “trabajar en un horizonte de conciencia en el que, independientemente de dónde vengamos, todos somos básicamente personas que se expresan de manera diferente (Brennan, 2003).

Si la espiritualidad es la comprensión y la personalización del significado de la vida, entonces nos da la motivación para hacer lo que hacemos. Nos ayuda a identificar lo que es bueno en cada situación (cada contexto). La compasión y la justicia deben convertirse en valores clave para los transformadores sociales. La compasión se manifiesta trabajando en solidaridad con el pueblo de Dios, especialmente con los marginados.  Lo que parece ser necesario, entonces, es una espiritualidad o una forma de pensar sobre la vida, basada en la compasión y la justicia, que abrace una anticipación esperanzadora de que las cosas mejorarán para la raza humana en el mundo.

La espiritualidad de TUC para el aprendizaje-servicio tiene que ser una que prepare al personal, los estudiantes y la comunidad circundante para esta esperanza. Esto exige una espiritualidad de corresponsabilidad, que es el fuerte mensaje en Laudato Si, del Papa Francisco (2015). A todos se nos ordena ir y proclamar la buena noticia de la liberación a todos los pueblos esparcidos por todo el mundo (Mateo, 28:19-20).Esta buena noticia tiene que ver con prestar servicio a todos nuestros hermanos y hermanas necesitados.

Adoptemos la espiritualidad para el aprendizaje-servicio como el catalizador que traerá la transformación humana real.

¡Los invitamos a leer el documento completo! (En inglés)

 


Referencias

Brennan, L., (2003). “Listening Beyond Prejudice”. In Inter-cultural Living: Gift or Chaos. By Brennan, L. & Roddy, P. (Eds.), Nairobi: Paulines Publications Africa.

Gichinga, E., (2003). “Issues in Inter-cultural Living”. In Intercultural Living: Gift or Chaos. By Brennan, L. & Roddy, P. (Eds.). Nairobi: Paulines Publications Africa.

Read the full document!